At the Forefront with the Center

Date: 
September 27, 2012

A la vanguardia con nuevo centro

Selene Rivera

Los residentes de Bell ya no tienen excusa para no pagar sus facturas, hacer sus citas con el doctor u otros trámites a través de la internet.

Con la meta de educar a los pobladores sobre los adelantos de la computación, la ciudad de Bell abrió un nuevo Centro Tecnológico que presta sus servicios a chicos y grandes de forma gratuita.

El centro abrió sus puertas el 30 de agosto con 41 computadoras nuevas, clases de informática para menores de cinco a 18 años y un laboratorio de dos horas diarias a la semana para servir a los adultos.

“En esta era, la computación ya no es un lujo sino una necesidad para que los niños salgan adelante en la educación y los padres de familia puedan conseguir empleo, pagar sus facturas, hacer sus citas con el doctor, hacer sus trámites de conducir con el Departamento de Motores y Vehículos y muchas otras cosas más”, dice la concejal Ana María Quintana.

La ciudad de Bell contaba con 200,000 dólares en subvenciones estatales para impartir las clases. Sin embargo, la organización no lucrativa Community Development Corporation (SCDC) ofreció 100,000 dólares más, mientras las agencias Youth Policy Institute y el Departamento de Educación de Estados Unidos se unieron al esfuerzo para amueblar el centro y comprar más equipo.

“Desafortunadamente, vemos que en esta comunidad y otros vecindarios del sureste de Los Ángeles, mucha gente aún no tiene una computadora en su hogar. Esto los pone en desventaja, porque tienen menos información, menores recursos y oportunidades de sobresalir junto con sus hijos”, dice César Zaldívar-Motts, director ejecutivo de SCDD.

“Con esta apertura, lo que queremos es que mientras los menores aprenden, los adultos también se den cuenta de que no es difícil navegar la internet, crear un correo electrónico, abrir una cuenta en Facebook y hasta platicar con sus familiares en otros países a través de Skipe”, señala Zaldívar-Motts, quien indica que a nivel estatal, “un 30% de latinos aún no tiene acceso a la internet porque no puede comprar una computadora o no sabe cómo usarla”.

La apertura del Centro Tecnológico marca un logro importante en Bell, ya que hace más de un año, por falta de fondos, cerró sus puertas el antiguo Centro para Jóvenes de la ciudad en las mismas instalaciones.

Para varios residentes, el centro representa no solamente una ayuda sino una señal de que la ciudad está dejando atrás un pasado reciente marcado por escándalos políticos.

“La ciudad no se ha equivocado en abrir este centro. Los residentes de Bell somos humildes y necesitamos servicios como estos. Necesitamos educación y no estafas”, dijo Maribel Salgado, una de las residentes.

serivera@hoyllc.com